11 abril 2018

NUEVO LIBRO SOBRE SENDERISMO EN CARTAGENA

La primera guía de la cadena montañosa de Cartagena se actualiza y amplía con el doble de páginas y de excursiones. Combinando el interés montañero con el paisajístico y cultural, describe un centenar de rustas de senderismo de dificultad variada, desde los sencillos miradores hasta las cumbres más destacadas. Completa esta obra otro centenar de itinerarios alternativos ofreciendo la oportunidad de conocer en su totalidad el magnífico marco natural del municipio de Cartagena.


28 febrero 2018

LA MEJORES RUTAS DE SENDERISMO DE CARTAGENA

 Hablar de senderismo en Cartagena es hablar del libro MONTAÑAS DE CARTAGENA, que cuenta con la publicación de 4 ediciones y 19 años de historia, convirtiéndose en un libro de referencia en la Región de Murcia. El libro invita al caminante a descubrir los lugares más recónditos de la comarca. Presenta 100 rutas de senderismo, cada una incluye una introducción, fotografías representativas y planos de situación, se dan indicaciones sobre desnivel, distancia, horario y una detallada descripción del recorrido. 

19 febrero 2018

RUTAS DE SENDERISMO EN CARTAGENA

SENDEROS DE CARTAGENA
EN ESTE LIBRO ENCONTRARÁS LAS MEJORES RUTAS DE SENDERISMO DE CARTAGENA

Se trata de la cuarta edición actualizada y ampliada de la guía de senderismo Montañas de Cartagena, escrita y fotografiada por uno de sus mejores conocedores, el montañero cartagenero Richard Saura Martínez. Las rutas propuestas nos guiarán a través de valles y montañas, siguiendo ramblas y veredas, visitando cumbres, bosques, calas, fuentes, minas, cuevas, castillos y ermitas de peregrinaje que se encuentran a lo largo de toda la cadena litoral, recorriendo los rincones y parajes más notables de la naturaleza de Cartagena.

Están detalladas 100 rutas de senderismo, incluidas las excursiones más emblemáticas y otras novedosas que ni siquiera sospechábamos que existían, son rutas casi olvidadas y poco pisadas. Por las características de la montaña cartagenera se hallarán recorridos para senderistas avezados, para grupos familiares y para todos aquellos que disfrutan estando en contacto directo con la naturaleza. En total el libro ofrece una selección de 200 propuestas que reflejan la variedad que atesora Cartagena. Está ilustrado con más de 200 fotografías a color que nos incitan a ahondar en el conocimiento de un paisaje litoral siempre lleno de sorpresas. Nos encontramos ante todo un clásico del excursionismo cartagenero. Por fin las montañas de Cartagena son recogidas de manera completa y definitiva en una excelente guía a lo largo de 100 itinerarios senderistas.

El libro está dividido en tres bloques. El primero dedicado a la geografía, historia, naturaleza, turismo rural y aspectos humanos como las fiestas y la gastronomía. El segundo es el que soporta el peso de las rutas detalladas, mientras que el tercer bloque presenta un buen número de sugerencias para alcanzar otros lugares tan bellos como apartados.

El autor además de dar las pistas para seguir los senderos de Cartagena, aporta algunas pinceladas culturales con la intención de profundizar en el conocimiento de la zona a recorrer. Todas las rutas se acompañan de una descripción detallada, de un plano cartográfico y de una ficha técnica donde encontraremos toda la información relativa a dificultad, duración y desniveles acumulados. El prólogo del libro está escrito por el veterano y experto escalador Miguel Ángel García Gallego.

El libro presenta un aspecto totalmente renovado, nueva portada, nueva maquetación, un centenar de imágenes nuevas y doscientas páginas más respecto a la anterior edición (400 páginas en total). Los planos de las rutas realizados artesanalmente por el autor en sus anteriores trabajos, han sido sustituidos por mapas topográficos del Instituto Geográfico Nacional.

Montañas de Cartagena es un libro práctico que desde su primera edición en 1999, se ha convertido en un referente dentro del senderismo regional.

                                                                                                       Antonio G.

14 junio 2017

SE PUBLICA UN LIBRO CON LAS 100 MEJORES RUTAS DE SENDERISMO POR CARTAGENA

Se trata de la cuarta edición actualizada y ampliada de la guía de senderismo Montañas de Cartagena, escrita y fotografiada por uno de sus mejores conocedores, el montañero cartagenero Richard Saura Martínez. Las rutas propuestas nos guiarán a través de valles y montañas, siguiendo ramblas y veredas, visitando cumbres, bosques, calas, fuentes, minas, cuevas, castillos y ermitas de peregrinaje que se encuentran a lo largo de toda la cadena litoral, recorriendo los rincones y parajes más notables de la naturaleza de Cartagena.

Están detalladas 100 rutas de senderismo, incluidas las excursiones más emblemáticas y otras novedosas que ni siquiera sospechábamos que existían, son rutas casi olvidadas y poco pisadas. Por las características de la montaña cartagenera se hallarán recorridos para senderistas avezados, para grupos familiares y para todos aquellos que disfrutan estando en contacto directo con la naturaleza. En total el libro ofrece una selección de 200 propuestas que reflejan la variedad que atesora Cartagena. Está ilustrado con más de 200 fotografías a color que nos incitan a ahondar en el conocimiento de un paisaje litoral siempre lleno de sorpresas. Nos encontramos ante todo un clásico del excursionismo cartagenero. Por fin las montañas de Cartagena son recogidas de manera completa y definitiva en una excelente guía a lo largo de 100 itinerarios senderistas.

El libro está dividido en tres bloques. El primero dedicado a la geografía, historia, naturaleza, turismo rural y aspectos humanos como las fiestas y la gastronomía. El segundo es el que soporta el peso de las rutas detalladas, mientras que el tercer bloque presenta un buen número de sugerencias para alcanzar otros lugares tan bellos como apartados.

El autor además de dar las pistas para seguir los senderos de Cartagena, aporta algunas pinceladas culturales con la intención de profundizar en el conocimiento de la zona a recorrer. Todas las rutas se acompañan de una descripción detallada, de un plano cartográfico y de una ficha técnica donde encontraremos toda la información relativa a dificultad, duración y desniveles acumulados. El prólogo del libro está escrito por el veterano y experto escalador Miguel Ángel García Gallego.

El libro presenta un aspecto totalmente renovado, nueva portada, nueva maquetación, un centenar de imágenes nuevas y doscientas páginas más respecto a la anterior edición (400 páginas en total). Los planos de las rutas realizados artesanalmente por el autor en sus anteriores trabajos, han sido sustituidos por mapas topográficos del Instituto Geográfico Nacional.

Montañas de Cartagena es un libro práctico que desde su primera edición en 1999, se ha convertido en un referente dentro del senderismo regional.

                                                                                                       Antonio G.

23 agosto 2011

ENTREVISTA A RICHARD SAURA




El montañero cartagenero Richard Saura es conocido sobre todo por ser el autor del famoso libro Montañas de Cartagena, clásica guía excursionista que cuenta con la publicación de tres ediciones y se ha convertido en un libro de referencia en la Región de Murcia. Richard ama la montaña, sus paisajes, sus experiencias, sus fotografías, su literatura, vive su pasión tan intensamente como cualquier deportista de alto nivel. Pronto descubre en la montaña su libertad personal, es donde más seguro se encuentra. Incansable viajero y conquistador de cumbres, en solitario o enseñando a sus amigos los senderos más ocultos que él mismo descubre. Richard es de apariencia seria pero al conocerlo te das cuenta enseguida que es una persona alegre y llena de vida, de carácter agradable, honesto y sincero. Sus amigos dicen de él que tiene una resistencia física y una capacidad de sacrificio para la montaña envidiable, es un ejemplo de energía e ilusión por el montañismo. Ya de bien pequeño sus padres observaron en los primeros viajes familiares su atracción por la naturaleza y por lo vertical, pero al ser un deporte arriesgado intentaron sin éxito quitarle su entusiasmo por la montaña, incluso prohibiéndole que se alistara en su etapa escolar a los Boys Scouts. Su trabajo en Seguridad Privada, el cual desempeña sin vocación, le impide vivir su afición con la intensidad que merece, aun así siempre hace un hueco con su tiempo para subir a las montañas que él más quiere, la Sierra del Segura, Sierra Nevada o a su Peñas Blancas del alma.

¿Como surgió la idea de escribir un libro sobre las montañas de Cartagena?
La información existente sobre senderismo se limitaba a un sencillo folleto publicado por el Ayuntamiento, el deporte de montaña por aquel entonces se puso de moda y era el momento perfecto para llenar ese vacío. También influyó el éxito obtenido en mi colaboración en un periódico local sobre rutas naturales por la comarca.

Apunto de agotarse la tercera edición de Montañas de Cartagena, ¿habrá una cuarta?
Montañas de Cartagena es un libro convertido en clásico del senderismo cartagenero, sus tres ediciones le han dado un cierto prestigio y estoy satisfecho por la gran acogida por parte de los lectores, pero cada nueva edición conlleva un laborioso trabajo de actualización y supone un gran desembolso económico. El tiempo lo dirá.

¿Que ruta me recomiendas?
Todas las que culminan en la cumbre de Peñas Blancas, también la ascensión al Cabezo de la Fuente que sorprende a todo excursionista, y la travesía El Portús-Cabo Tiñoso que es una de las más bellas del litoral peninsular español.

¿Que te impulsó al montañismo?
En mi familia nadie es aficionado a la montaña, por lo tanto no la he heredado. Tampoco me contagió la afición ningún amigo, principalmente fue mi atracción de niño por la nieve y la gran satisfacción que experimenté al subir mi primera cumbre.

¿Que macizos montañosos visitas con frecuencia?
Desde la infancia siento una predilección especial por las sierras de Cazorla y Segura, es un paraíso de cumbres al que siempre deseo volver. La Sierra de Gúdar, en Teruel, es otro lugar que ejerce en mí un enorme magnetismo que me obliga a visitarlo todos los años. Los Pirineos y especialmente Sierra Nevada son otros macizos cuya presencia es continua en mi vida.

Richard con su característica imagen tecnopop
¿Qué otras aficiones tienes?
Soy fanático de la música tecno pop de los ochenta, especialmente del grupo ingles Depeche Mode, al cual dediqué parte de mi juventud, siendo un enloquecido fan, coleccionando todos sus discos, asistiendo a conciertos y a todo tipo de acontecimientos relacionados con ellos. Esta afición me ha permitido tener grandes amigos y a vivir las experiencias más gratificantes de mi vida.
Mis últimos proyectos musicales han sido la formación de un grupo de música electrónica y la emisión de un programa de radio en Internet sobre el mundo del Tecno Pop. También, ocasionalmente trabajo de dj en fiestas privadas de amigos.

¿Que te inspira a la hora de elegir montañas?
De pequeño me entretenía localizando en mapas de carreteras las cumbres de cada sierra. Muchas de esas montañas quedaron grabadas en mi mente y he ido conquistándolas poco a poco. Durante mis primeros años de puro montañismo fue una conquista continua de sueños de mi infancia. Eso ha sido primordial en la selección de mis objetivos. Durante esa época no le daba mucha importancia a la fama que tuviera la montaña, ni su altitud, tampoco su belleza. En la mayoría de ocasiones simplemente es un sentimiento, a veces inexplicable, el que me hace elegir el destino de mis viajes.

¿Porque no sueles subir dos veces la misma cumbre?
Hay demasiadas montañas para conquistar y el tiempo es limitado. La vida te obliga a ser muy selectivo en tus aficiones. Tan sólo regreso a una cumbre por motivos sentimentales, por entrenamiento, también para que un amigo descubra la belleza del lugar, o porque su atracción me hace regresar.

Tu principal actividad de montaña es el Senderismo, ¿practicas otras modalidades? La escalada deportiva es otro de mis deportes favoritos aunque el grado de dificultad no sea lo más importante para mi, tan sólo busco el placer de la escalada sin mayores pretensiones, me gustaría dedicarle más tiempo, pero mi trabajo solo me permite librar los días laborales y pocos son los amigos que me pueden acompañar a la montaña entre semana. Siento pasión por el Alpinismo y cuando puedo salgo de expedición a algún macizo importante. También practico Mountain Bike y Esquí de travesía y alpino.

¿Que proyectos literarios tienes?
Me gustaría escribir sobre las cumbres de las sierras de Cazorla y Segura, también sobre las montañas de la Región de Murcia y sobre los tresmiles de Sierra Nevada, en definitiva llenar el vacío existente en estos macizos sobre guías de ascensiones. Pero de momento me es imposible ya que requiere un gran trabajo de campo y no dispongo del tiempo suficiente para dedicarme de lleno a estos proyectos.

Peñas Blancas se ha convertido en tu segunda residencia, tus amigos dicen que es más fácil localizarte en su cumbre que en tu propia casa. ¿Que encuentras alli?
Peñas Blancas es un tesoro natural cercano a la ciudad. Yo siempre he dicho que todo cartagenero debería subir a su cumbre al menos una vez en la vida, aunque no le guste el senderismo. La naturaleza acertó en concederle el merecido título de la montaña mas alta de Cartagena y yo le concedo el de más bella, Peñas Blancas ha sido siempre la montaña de mi vida, la que mas veces he subido, allí arriba encuentro soledad, libertad y la energía que necesito para poder afrontar los problemas cotidianos de la vida en la ciudad.

En tu libro Montañas de Cartagena rindes homenaje con una dedicatoria y con una de sus frases célebres al alpinista francés  Gaston Rebuffat, ¿Que significa este alpinista en tu vida?
Cuando era niño sus libros me hicieron soñar con el alpinismo. Las noches de mi infancia leyendo sus aventuras alpinas, han permanecido en mi memoria creando un sentimiento intenso. Guardo aquellos libros como un tesoro de mi pasado. Fue un excelente narrador de la montaña, y uno de los personajes más destacados de la historia del alpinismo, a través de sus documentales y sus obras escritas influyó decisivamente en toda una generación de montañeros. La visita que realicé por primera vez al cementerio de Chamonix donde descansan sus restos, fue muy emotiva para mí. Sentí mucho su muerte pues me hubiera gustado haberle conocido.

¿Cuales son tus próximos objetivos montañeros?
Después de haber conquistado casi todas las montañas de mi listado personal, me gustaría dedicarme a escalar las paredes más significativas de España, pero como siempre el trabajo me condiciona la vida y me impide alcanzar un nivel óptimo que me permita realizar este proyecto tan exigente.

¿No te atraen los ochomiles?
Por supuesto que sí, pero por motivos laborales no dispongo del tiempo que requiere una gran expedición al Himalaya ni me permite  tener un entrenamiento de tan alto nivel.

¿Sigue acompañándote Pepa es tus aventuras montañeras?
Con ella realicé los primeros viajes soñados a Pirineos y Los Alpes, hemos recorrido juntos todos los macizos españoles, dejó de acompañarme en el momento que tuvo el accidente. Ahora se queda en el ¨campo base¨ y se encarga de la logística de mis viajes. Fue muy duro separarnos como cordada.

¿Como ves el deporte de montaña en Cartagena?
Hay algunos clubes muy activos, pero en Cartagena siempre ha existido un distanciamiento y una cierta independencia entre los montañeros, aquí no hay tradición de agruparse para salir al monte. Entre los clubes no hay unión, se critica mucho, y si triunfas o saltas a la fama todavía más. El deporte de montaña en el municipio no está lo suficientemente promocionado. La Vía Verde del Campo de Cartagena aún sigue sin ser acondicionada para su práctica deportiva. No existen áreas recreativas donde poder tomar un pic-nic después de una excursión y es evidente la falta de mantenimiento y limpieza en los senderos más transitados. La gestión del rocódromo municipal siempre ha suscitado cierta polémica, por su uso, por sus horarios, por su ubicación. Pero todo no es negativo, la campaña del Ayuntamiento sobre entretenimiento para jóvenes incluyen actividades de Aire Libre muy interesantes para iniciarse.

¿Porque no estas asociado a ningún club de montaña y porque prefieres federarte por libre?
Suelo trabajar los fines de semana que es cuando se programan las actividades de clubes. Tengo que ser tremendamente selectivo con mi tiempo libre, es muy escaso y no puedo depender de una programación colectiva, prefiero ser yo quien planifique mi agenda de salidas. Desearía fundar un club de montaña pero una vez más mi trabajo se convierte en un obstáculo que me impide lograr objetivos.

¿Que tres consejos les dirías a los que se inician en la montaña?
Que en sus primeras salidas se dejen acompañar por expertos, que para disfrutar doblemente de este deporte es fundamental tener una buena preparación física y por último que programen sus actividades según el nivel técnico y físico que requieran.

Para finalizar te haré una serie de preguntas para que tus lectores te conozcan mejor:
Un lugar para vivir: Benasque
Una fragancia: La del bosque otoñal
Un viaje: Alaska
Un vehículo ideal: Una furgoneta para viajar y un deportivo negro para la ciudad.
Una película: Límite vertical.
Un actor. Don Jhonson.
Un libro Las 100 mejores ascensiones del macizo del Mont Blanc de Gaston Rebuffat.
Un color: Violeta.
Una bebida y una comida: Cerveza y marisco.
Un grupo musical: Depeche Mode.
Una canción: Photographic de Depeche Mode.
Un recuerdo: Las noches tecno-pop de los ochenta y mi primera visita a Chamonix.
Una foto de montaña: Gaston Rebuffat en las Aiguilles de Plan Praz.
Un día ideal: Amanecer con un paisaje nevado.
Un deseo: Tener un refugio en un valle pirenaico.
Horas de sueño: Suelo dormir menos de 5 horas.
Salidas a la montaña por semana: 4 salidas suele ser habitual en mí.
Lesiones: Tengo rotura de menisco, fue jugando al fútbol recientemente. Aún no me he operado y desde entonces hago menos locuras en la montaña.

                Entrevista realizada por Antonio G. M. en abril de 2011

.











22 agosto 2011

NOTICIAS SOBRE EL MUNDO DE LA MONTAÑA EN CARTAGENA

NUEVA EMPRESA DE DEPORTES DE AVENTURA EN CARTAGENA
Siroco Aventuras oferta actividades guiadas en el medio natural como Parapente, Escalada, Senderismo, Piragüismo etc. siendo el centro de operaciones la sierra litoral de Cartagena. La oficina para contratación de servicios está ubicada en la galería comercial del Eroski en Cartagena.

LAS MONTAÑAS DE CARTAGENA EN LAS REDES SOCIALES
Ya está disponible la red social de las sierras cartageneras. Toda la información de actualidad sobre la cordillera litoral de Cartagena y del mundo de la montaña en genera,l la encontrarás en el grupo abierto de facebook: Montañas de Cartagena. También disponible la red social de la montaña cartagenera en Twitter: @Montanas deCartagena.

ULTIMOS EJEMPLARES DEL LIBRO MONTAÑAS DE CARTAGENA
Puntos de venta en la Costa Cálida para este verano: La Manga: Papelería La Ceheginera (El Zoco). Cabo de Palos: Papelería Isa. Isla Plana: Comercial Pepelinos y Kiosko Pepita. No te quedes sin él.

INCLUYEN A PEÑAS BLANCAS EN UNA GUIA DE ESCALADA NACIONAL
El libro ¨100 Clásicas de España¨ publicado por la editorial Desnivel, presenta una selección de la paredes más importantes de la Peníncula Ibérica, sus autores, Alfredo Merino y Jose luis Rubayo, incluyen en esta completa guía de escalada la vía XL de Peñas Blancas cuya primera ascensión fue realizada en 1982 por  Andrés Urán Vera y José Rodriguez Benito. La obra, que estamos seguros se convertirá en clásica del alpinismo nacional, reúne una detallada información sobre accesos, tipo de roca, época aconsejable, material, equipamiento, graducación, etc., las vías están sobreimpresas en dibujos de las paredes, iincluye numerosas fotografías.

SE PUBLICA LA PRIMERA POSTAL MONTAÑERA SOBRE CARTAGENA
Ya está a la venta la primera postal turística que se publica sobre las monrtañas cartageneras, se trata de una espectacular panorámica de gran tamaño sobre la pared Norte de Peñas Blancas realizada por el montañero, escritor y fotógrafo Richard Saura. Se puede comprar en kioskos y librerías de la ciudad.

REGULAN EL ACCESO A LAS PLAYAS DE CALBLANQUE
La Consejería de Agricultura y Agua ha establecido medidas de regulación del acceso a las playas de Calblanque para evitar impactos en la zona protegida. Los sábados, domingos y festivos desde el 15 de julio hasta el 31 de agosto sólo se permitirá la entrada de vehículos hasta las 11,00 h. a partir de ese momento se cerrarán los accesos al Parque Regional, los vehículos estacionarán en el aparcamiento de la entrada al Parque Regional desde el cual partirán autobuses gratuitos para facilitar la visita a las playas. Los días laborales de julio y agosto estará permitido el acceso libre de vehículos. 

ESCALAR EN CARTAGENA. El recuerdo de un gran artículo




En el año 1996 la revista “Escalada” publicó un especial sobre las escuelas de escalada de la Región de Murcia. El artículo, cuyo autor fue Juan José Zorrilla, tuvo bastante repercusión y muy buena acogida por parte de los escaladores cartageneros, ya que en aquella época la información local referente a montañismo era muy escasa y nunca un medio de comunicación especializado en montaña había informado sobre las zonas para escalar en el municipio.
El artículo pronto se convierte en un clásico de consulta para los escaladores locales. A modo de homenaje reproducimos solamente el fragmento que se refiere a las zonas de escalada de Cartagena.

En los dominios de Cartagena sobresalen Peñas Blancas, con unos cuarenta itinerarios calizos de cien metros en cara norte idóneos para el verano, y El Portús, un paraje increíble y recóndito con itinerarios cortos y deportivos, ideal cuando en el resto de España los coches llevan cadenas. Aparte de otras zonas menores, que sería largo de enumerar. Si se desea un rocódromo, el del barrio cartagenero del Peral es la única alternativa posible en el municipio. No lejos de aquí, Los Belones, Calblanque o Pico del Aguila –que tanto monta un nombre como otro- son también escalada al sol y frente al mar, en suma, delicia pura y apacible.

Cartagena dispone principalmente de tres zonas de escalada: Calblanque, El Portús y Peñas Blancas. Si algún recluta trepa le destinan a Cartagena, ya sabe que, en cierto sentido, le ha tocado la lotería. Además, hay multitud de pequeños bordillos, muchos de ellos secretos e ideales para los más entusiastas con nombres poco sugestivos: La Cárcel, de camino a Peñas Blancas, o El Castillo, en el cuartel de La Atalaya, con una travesía de unos 250 metros alrededor de la muralla y vías de IV+ a 7ª. Bajo este acuartelamiento abandonado, se halla La Cueva, o el Techo de la Atalaya: en artificial A1 y hasta la mitad liberado de 7c. También aquí hay vías de 6a+, otra de 6b+ otra de 7ª+ y dos líneas a confirmar de 8a y de 8b. Por último, la Aguja de Cuatro Picos, una zona de iniciación equipada encima del barrio cartagenero de la Concepción, según informa Antonio Marcos. Ni que decir tiene que toda la costa desde Cartagena hasta la población de Aguilas tiene numerosas escuelas, algunas con vías de hasta cuatro tiradas.

Portada de la desaparecida revista Escalada donse se
publicó el especial Murcia
Calblanque queda hacia La Manga, un poco al este de La Unión, donde el pueblo de Los Belones. Calblanque es como un islote totalmente asediado por las urbanizaciones costeras, de gran valor ecológico por sus dunas fósiles y un caso anómalo en el desarrollismo del litoral murciano español en general. Desde marzo de 1987 sus 1.882 hectáreas centradas en las playas del Negrete y Calblanque –de donde toma el nombre-, se encuentran protegidas por un plan especial de ordenación con criterios conservacionistas. Este pequeño trozo costeño se conserva práctica y milagrosamente intacto, con los arenales cubiertos por la típica vegetación baja y árida del sureste español y con una rica muestra de avifauna acuática.

Calblanque incluye el Pico del Aguila (también conocido como el Pico, o Peña o Cabezo de la Fuente) y las Salinas del Rassal, y llega hasta Cala Reona, cerca de Cabo de Palos. Hay que aclarar que las paredes de Los Belones están en el Pico del Aguila, no hay que confundirse con la cercana Peña del Aguila, que está detrás. En Calblanque, o Los Belones, o Pico del Aguila, o Cabezo de las Fuente –que tanto monta un nombre como otro- la escalada está regulada, al ser un espacio protegido, por lo que tiene poquísima afluencia de aficionados.

Los hermanos García Gallego y Antonio Marcos y su grupo son quienes han partido el bacalao por la mitad y se han preocupado de equipar Los Belones. Los Gallego se decantan más por las alpinas y los cartageneros por las deportivas. La primera vía de la Peña de la Fuente fue abierta en 1969 por Baldomero Brugarolas y Miguel Angel García Gallego. Son en total unas 50 líneas calcáreas de 70 metros con dificultades desde V grado hasta 7b.

El Portús, una cala recóndita

Antonio Marcos también ha metido mucha mano en El Portús, una de las docenas de miniescuelas que siembran el mapa murciano. El Portús es una aldea blanca en una cala asombrosa, asomada a su pequeña playa, junto a la mole de aspecto añoso del cuartel de carabineros, El Portús retrotrae a una atmósfera de película y de ensoñación mediterránea. Parece mentira que esto se llene en verano hasta los topes. A cambio, no hay quien escale por el calor, mientras en diciembre prima el pantalón corto.

Carlos Garranzo en El Portús
En El Portús –dice Marcos- hay 70 vías de aglomerado remetido hacia el interior donde predomina el 6ª. Están agrupadas en dos sectores principales: La Rambla, con varias vías de un largo de IV+ a 7a+, y el boulder donde un camping nudista, con siete vías de IV+ al 7c de ¨Demons on the Rock¨. Del extremo oriental de la playa parte una travesía por encima del agua que no tiene más fin que el que aguanten los brazos (prever el regreso nadando).

Dentro de La Rambla, se diferencian varios sectores. De un lado, El Manantial: quince vías predominantemente fáciles, a la derecha de todo; del otro, subiendo un poquito y todos bastante agrupados: La Placa de Alvaro, la Cara de Media Luna, El Camello, Los Techos, El Desplome y El Callejón, donde el grado va desde 5b a 6c. Algunas de las rutas más vistosas son Excedente de Cupo (6a) y Cágate por la Pata Abajo (6a+).

El Portús es una zona ideal si a la pareja le gusta el monte: una parte se queda en la playa y el fan se sube por las paredes, en el buen sentido de la frase. Para comer, un pescadito fresco en un chiringuito, y la familia contenta.

Peñas Blancas, cara norte

En Peñas Blancas lo equipadores fueron los cartageneros. Incluso han construido un pequeño y somero refugio en la cima acarreando ellos mismos los materiales y el cemento. José Seiquer, entre otros muchos, abrió en su momento unas cuantas vías, pero la labor más importante fue llevada a cabo por Antonio Vallona, Andrés, Marcos, Pablo, Ferrer y los Gallego. La vía más fácil es la Difuntos (IV) un espolón muy marcado en el sector medio. El 25 por ciento de las aproximadamente 40 rutas de Peñas Blancas son clásicas de V+ y A1 y el resto, reequipadas o nuevas desde 6a  hasta 7c. Si se quieran trabajar ¨artifis¨ -como se llaman aquí-, también hay donde elegir hasta llegar a A3. Es  preciso anotar que algunos A2 hoy se han devaluado incluso hasta IV+, señala Carlos Garbanzo, uno de los habituales de Peñas Blancas.
Esta caliza muy vertical exige un cierto entrenamiento para acostumbrar el pie a la adherencia de los romos y el ojo a intuir los agujeros, dado el color de la roca y la luz ensombrecida de la pared, que no resalta los relieves. El ambiente es de conservación del entorno: todavía desde 1968 cuelga del final de la vía un carrete vacío de fotos con un papelito en el interior donde están escritos los nombres de los aperturistas.
Una de las rutas más recomendables es la nueva Carlos el Rastafari (6b), abierta por el mismo Antonio Marcos, pero a la que enderezan el nombre como la de Chapas Negras por el color de sus anclajes. Otras vías para gozar son Vuelo de Icaro (V+, 4 largos), Vía XL (V+, largos), Armonía (6b+, 5 largos), Sorprendente (6b+, 3 largos), Apasionata (6c, 4 largos), ¨Defender of the Faith (6c, 4 largos) y Top Less (7b, 6 largos).

Antonio Marcos en  Chapas Negras
Es una de las zonas predilectas de la región en verano, dada su orientación septentrional, lo que también es un inconveniente para hacer bonitas fotos. En las cercanías se hallan algunas pozas fresquísimas para bañarse, donde hay que tener precauciones para no tragar el agua, ya que también son bebederos de cabras y el fantasma de las tifoideas ronda cerca. Un pastor llamado El Cubiertas ha limpiado de piedras el sendero bien marcado que nos conduce a la choza desde el final de la rambla, desde donde se divisa, ancho y luminoso, el Mediterráneo e, incluso, Sierra Espuña hacia el sur.

Los cartageneros se ríen de Leiva cuando se halla cubierta, gentileza a la que corresponden éstos con el mismo gesto si pasa al revés. De hecho, alguna sana rivalidad sí que hay, ya que la pasión por la escalada y la montaña en general está arraigada en la región, que todos quieren que su escuela sea ¨la mejor y más bonica¨.
También se puede ir andando por todo el valle inferior hasta encontrar la vía, pero es lo menos frecuente. Lo normal es subir a la choza de cima desde una granja porcina cerca de Isla Plana y rapelar para luego meterse en las vías. Los rápeles tienen unos cartelitos donde vienen señalados el nombre de la ruta y la longitud de cuerda necesaria.

Artículo extraído de la revista Escalar nº 6 del año 1996, con
la autorización de su autor: Juan José Zorrilla.













18 abril 2011

ESCALADA EN CARTAGENA. Guía de las escuelas de escalada en Cartagena




Cartagena esconde entre sus montañas paredes ideales para la práctica de la escalada deportiva, donde nos sentiremos seducidos por sus variadas rutas que cuentan con la ventaja añadida de la belleza y la tranquilidad que las rodea, junto a un paisaje siempre limitado por el azul del mar, el amplio potencial de roca caliza de excelente calidad, la escasa pluviosidad y la calidez de su clima con inviernos suaves e intenso sol, convierten a Cartagena en un destacado lugar idóneo para efectuar inolvidables escaladas durante todo el año. La gran variedad de sectores nos ofrecen entretenidas placas de adherencia, buenos cantos, diedros, techos, espolones, fisuras, etc., donde se entremezclan vías de distinta dificultad. Para tener una idea general de las posibilidades que ofrece la comarca de Cartagena daremos un ligero repaso a las zonas más importantes.

En la Sierra de Pelayo se encuentra la conocida escuela de Cuatro Picos, que ha servido de aprendizaje para un gran número de escaladores de la zona. Cuenta con muy pocas vías, es muy frecuentada por ser la más cercana a la ciudad, sin embargo presenta el inconveniente de estar situada en zona militar y se nos puede prohibir el acceso. En la misma sierra se halla un sector de boulder muy interesante, con gran variedad de bloques que nos permitirán un emocionante juego de equilibrio y fuerza, están situados a la sombra de un pequeño bosque.

En Calblanque se encuentra un sector muy importante situado en la ladera Sur del Cabezo de la Fuente, llamado
Pico del Aguila, posee más de 40 itinerarios de todas las dificultades desde Vº al 7b, con una altura cercana a los 70 metros de roca caliza muy cuarteada. Su orientación Sur permite escalar cómodamente durante los meses más fríos. ofrece excelentes vistas de Calblanque.

Peñas Blancas es una de las zonas más importantes de la Región de Murcia, en sus paredes de 1,5 km, se concentran unas 40 rutas aproximadamente, que alcanzan los 150 metros de altura. Algunas con clásicas de V+ y A1 y la mayoría reequipadas o nuevas, desde 6a hasta 7c. También los aficionados a la escalada artificial encuentran vías de hasta A3. La roca caliza de Peñas Blancas es muy vertical y se caracteriza por su color blanco. Su orientación septentrional permite una escalada inmejorable para los meses más calurosos.

El Portús presenta dos sectores principales, en las laderas de la Sierra de la Muela se sitúa La Rambla presentando unas 70 vías de un largo de IV+ al 7a+, con predominio del 6a, que se reparten en varios sectores, El manantial, zona muy apta para la iniciación, La Placa de Alvaro, La Cara de Media Luna, El Camello, Los Techos, El Desplome y El Callejón. Todas ellas con excelente equipamiento e idóneas para escalar en invierno, en verano puede resultar agobiante. Presentan un paisaje de notable belleza representado por el enclave marítimo de El Portús. El otro sector de importancia se localiza en Cala Morena, junto al camping naturista, zona muy frecuentada, con siete rutas de IV+ al 7c, de corto recorrido y próximas al mar, lo que ocasiona el deterioro de sus seguros que suelen estar oxidados por la acción del salitre. Los acantilados del extremo oriental ofrecen atractivas rutas en la vertical del mar.

En la Sierra de la Atalaya los muros del Castillo son utilizados para el boulder, nos permite cortas escaladas disfrutando de la tranquilidad del entorno y de buenas panorámicas. Existen itinerarios de IV+ al 7a y una travesía alrededor de la muralla de 250 metros. En la bóveda conocida como El Arco o Techo de La Atalaya, próxima al acuartelamiento, hay algunas vías equipadas, destacando un explosivo 8b.

En el Pabellón Municipal Cuatro Santos-Barrio Peral hay instalado un Rocódromo que constituye un verdadero terreno de juego para el aprendizaje y la práctica de este deporte, gracias al fruto del trabajo de un grupo de escaladores de la zona. En la actualidad se puede utilizar presentando la licencia federativa y pagando una cuota mensual. Está compuesto de presas artificiales y paneles modulares con una altura de 12 metros, cuenta con 8 vías una de ellas con un techo de 4 metros, una travesía y una zona de calentamiento.

Junto al Centro Emisor de Cabo Tiñoso los escaladores locales instalaron un pequeño Rocódromo en el interior de un antiguo puesto de vigilancia militar, su estratégica ubicación ofrece bellas vistas marinas y atardeceres mágicos. 

También existen zonas aisladas de menor importancia como la cara Sur de La Muela, algunos sectores de Cabo Tiñoso, la soleada Pared de La Cárcel, La Azohía, Cedacero, Isla Plana, el psicobloc de La AlgamecaLa Aguja, el monolito calcáreo de El Cigarro, La Fuente, Portmán, etc. Podríamos seguir enumerando zonas, ya que hay multitud de pequeños bordillos repartidos por toda la zona litoral, pero con toda seguridad las mencionadas se encuentran entre las mejores.

En algunos sectores nidifican gran variedad de aves, no es recomendable escalar en determinadas épocas del año, informarse al respecto.
El deseo de escaladores de mantener en secreto sus escuelas por miedo a una posible degradación del medio, producida por una afluencia descontrolada de escaladores, es el motivo de la inexistencia de publicaciones, libro de croquis y guías de escalada de Cartagena.

Extraído del libro Montañas de Cartagena 2ª edición, capítulo sobre Turismo Activo. Richard Saura. (Copyright).








09 abril 2011

GUION DE LA PRESENTACION DEL LIBRO MONTAÑAS DE CARTAGENA



Por primera vez el excursionista tiene a su disposición una completa información que le permitirá descubrir cómodamente los rincones más sorprendentes de las montañas de Cartagena. Se trata de un proyecto encaminado a fomentar el desarrollo del turismo alternativo en nuestro municipio, mostrando a los amantes de los espacios naturales la gran variedad de posibilidades que ofrece la Sierra de Cartagena. Una invitación para disfrutar de la naturaleza aprendiendo a respetarla, favoreciendo su conservación y manteniendo su equilibrio.

Hasta el momento la información referente a rutas de senderismo quedaba limitada a los catálogos turísticos que el Ayuntamiento de Cartagena publica periódicamente. Por lo tanto hoy presenciamos el lanzamiento del primer libro que se publica en Cartagena sobre sus montañas. Una guía que permite disfrutar del senderismo a toda la familia, constituyendo un excelente apoyo para planificar una excursión por la sierra litoral.

La información que contiene reviste una gran importancia para el montañero, facilitando el seguimiento del sendero, describiendo con detalle las panorámicas de las cumbres y recomendando la visita a los lugares más sobresalientes de la ruta.

El senderismo es una sugestiva actividad llena de grandes emociones y alegría. Nos permite alejarnos de lo cotidiano, de la civilización. En la actualidad ejerce una gran atracción en nuestro país. El recorrido por parajes bien preservados, la búsqueda del silencio y la tranquilidad, se convierten en una forma de disfrutar de la naturaleza en el período de vacaciones cada vez más en auge.

Existen en el mercado editorial una infinidad de guías excursionistas de casi todos los espacios naturales de España. Cartagena merecía estar incluída en esta serie de publicaciones montañeras.

Aunque nuestras sierras no alcanzan los 3000 metros de altitud, ni presentan valles nevados, ni frondosos bosques salpicados de fuentes y ríos, poseen una especial singularidad paisajística y forestal, que merecen ser divulgados para el reconocimiento de sus valores naturales e históricos.

En este libro he querido recopilar casi todas las montañas que el territorio cartagenero encierra. A lo largo de los senderos seleccionados conoceremos la geografía, la fauna y flora más emblemática y sobre todo unos paisajes de excepcional belleza. La descripción minuciosa y amena de los recorridos se completa con un esquema de situación y una fotografía a color de la zona mencionada.

La selección de las mejores rutas de cicloturismo y mountain bike que presenta esta obra, sirven de hilo conductor para la práctica y promoción de un turismo rural por el Campo de Cartagena. Entre ellas destaca la Ruta de los Molinos, donde podemos disfrutar pedaleando tranquilamente con la visión de unos treinta molinos de viento. Otra ruta de interés destinada a convertirse en clásica para el mountain bike, es la que he titulado como Vía Verde del Campo de Cartagena, nos permitirá descubrir en toda su grandeza el mundo rural cartagenero.

Se hace mención también, de forma resumida, las actividades relacionadas con el turismo activo y que se pueden desarrollar a lo largo de la sierra litoral cartagenera. La información se amplía con las zonas naturales de gran valor que rodean el municipio. Además, se ofrece al lector un apartado de información práctica que recoge aspectos tan interesantes como la gastronomía autóctona y las fiestas más relevantes de nuestra ciudad.

He tenido mucho interés en la calidad editorial del libro para dar justicia a toda la riqueza natural del municipio de Cartagena. Por eso he incluido cerca de 80 fotografías a color donde el lector podrá disfrutar de la mejor selección de paisajes que se pueden encontrar en los enclaves naturales cartageneros. Este amplio reportaje fotográfico es de gran valor también para los que no sean aficionados a salir al monte, pero sí amantes de las cosas de su tierra, ya que les permitirá viajar sin salir de casa por los lugares más escondidos e insospechados.

Desde muy joven me aficioné al montañismo, deporte que practico con bastante intensidad. Fue en la sierra cartagenera donde realicé mis primeras ascensiones, aquí conocí por primera vez la naturaleza aún virgen, la libertad y el silencio de caminar por senderos costeros, donde el aire huele a tomillo, a romero y a resina de pino. Su relieve maravillosamente escabroso, me sedujo de forma inmediata. Contemplar un amanecer desde la cumbre donde sacude el viento con sabor a sal marina, sentir el placer de descubrir una pequeña cala abrigada por acantilados verticales que caen a pico sobre el mar, concluir una dura ascensión con un refrescante baño en el Mediterráneo, fueron algunas de mis primeras experiencias que marcaron una época importante de mi vida.

El descubrimiento de los rincones más secretos de la sierra se convirtió en un nuevo juego que me permitió conocer el placer de la aventura y aumentar mi afición por la montaña. Durante un largo periodo de tiempo mis salidas a la montaña se centraron exclusivamente en la sierra litoral cartagenera, el objetivo era descubrir hasta el rincón más escondido.

Estas innumerables excursiones me permitieron conocer a fondo todas sus montañas. Con la experiencia obtenida y el gran amor que sentía por esta tierra, tuve la necesidad de dar a conocer toda la belleza natural del municipio. Desarrollé en varias ocasiones la actividad de guía de montaña tanto a pie como en bicicleta y siempre sin ánimo de lucro. También me he dedicado durante años a la divulgación de estas sierras cartageneras colaborando en varias publicaciones. El resultado final lo tenemos reflejado en este libro que hoy presento.

Para la confección del mismo, se ha empleado un tiempo aproximado de tres años aunque en algunos momentos, el proyecto estuvo paralizado por diferentes motivos. Aunque el trabajo de investigación ha resultado bastante duro e intenso las experiencias cosechadas han sido verdaderamente gratificantes.

Para facilitar el diseño de algunas de las rutas los desplazamientos tuve que realizarlos con una bicicleta de montaña. En ocasiones ante la dificultad del terreno que presentaba la zona en estudio, me veía obligado a abandonar la bicicleta y continuar la marcha a pie. Una intensa actividad diaria que sin duda requirió muchísima paciencia, fuerza de voluntad, tiempo y esfuerzo físico.

En Cartagena desde siempre ha existido una gran afición por la montaña, he de destacar la gran labor realizada por algunos de los clubes montañeros de nuestra ciudad, que con una enorme ilusión y durante muchos años han realizado importantes investigaciones y descubrimientos en el subsuelo cartagenero, han equipado magníficas vías de escalada, además de señalizar bellas rutas de senderismo por la sierra litoral, y de promocionar los deportes de aventura en la comarca de una forma muy respetuosa con el medio ambiente.. Muchos de estos aficionados cartageneros han alcanzado un gran nivel en montaña y han participado en relevantes expediciones.

Desde hoy el montañismo cartagenero está de enhorabuena, damos un paso muy importante en la difusión de nuestro deporte con una obra básica para disfrutar de las montañas y las ascensiones más sugerentes de nuestra Sierra de Cartagena.

El Concejal de Cultura D. José Cabezos y el Presidente de ABAL
D. José Saura durante la presentación del libro.
Quiero resaltar la gran ayuda que he recibido por parte de mi gran amiga Pepa en la confección de este libro. En algunas de las rutas su aportación en el trabajo de campo facilitó enormemente la tarea de completarlas con éxito. Por diversos motivos este proyecto llegué a abandonarlo en repetidas ocasiones, gracias al insistente apoyo recibido por parte de mi compañera Pepa, dándome ánimo en todo momento para continuar con el trabajo, recibiendo toda su confianza y contagiándome su ilusión, se ha conseguido el lanzamiento definitivo de este libro.

Entre los numerosos enclaves naturales que incluyo en la guía merecen ser destacados tres de ellos. En primer lugar mocionaré el macizo de Peñas Blancas que desde siempre he sentido una atracción especial por ser la montaña más alta de nuestro municipio. Su principal atractivo se basa en las enormes posibilidades que ofrece para los deportes de aventura. El segundo sector es Cabo Tiñoso por su riqueza paisajística y por último la Sierra de la Muela por el gran valor botánico que posee.

(Seguidamente el autor leyó parte de las introducciones que ha escrito en el libro referente a estos tres capítulos).

Antes de finalizar el acto quiero agradecer el interés que han mostrado en este proyecto la Alcaldesa de Cartagena Dª Pilar Barreiro y el Concejal de Cultura D. José Cabezos, a Miguel Angel García Gallego por su colaboración en el prólogo, así como a la Asociación Amigos de las Bellas Artes y las Letras de Cartagena (ABAL) muy especialmente a su presidente
D. José Saura Hidalgo, que es mi padre, y en general a todos los amigos que de una forma u otra han participado en este proyecto. También quiero dar las gracias a la Caja Mediterráneo por habernos cedido este confortable local para la presentación del libro.

Espero que disfrutéis con esta nueva guía de montaña, considero que es una iniciativa necesaria para dar a conocer un nuevo modelo de turismo para Cartagena. Gracias por vuestra asistencia y hasta una nueva publicación.

Guión escrito y leído por el autor RICHARD SAURA en el acto de presentación del libro Montañas de Cartagena, que se celebró el día 14 de mayo de 1999 en el Aula de Cultura de la Caja Mediterráneo en Cartagena, fue presidido por el Concejal de Cultura D. José Cabezos y el Presidente de Abal D. José Saura, padre del autor.


 

16 marzo 2011

CUMBRES DE CARTAGENA. Los 10 mejores miradores






La Sierra de Cartagena constituye sin duda la unidad de relieve más importante del conjunto montañoso que reúne el litoral de la Costa Cálida. En esta peculiar concentración de morras y cabezos, la naturaleza sobrevive de forma salvaje originando una amplia y rica vegetación mediterránea con especies como la sabina mora, el palmito o el cornical que constituyen el hábitat de una variada fauna representada por la liebre, el conejo y el zorro entre otros muchos animales.
Las soleadas cumbres de esta sierra costera asombran al visitante por sus paisajes cargados de contrastes y de belleza espectacular, donde los imponentes acantilados marinos se entremezclan con campos de labor, pequeños pinares, laderas cultivadas de almendros, solitarias calas que ofrecen al excursionista hermosas zonas de baño con aguas limpias, amplias llanuras salpicadas por viejos molinos de viento y pequeños núcleos rurales dedicados a la agricultura. Todo un conjunto de parajes envidiables para el senderismo, la escalada, la espeleología, la bicicleta de montaña, el buceo o la pesca.
Entre el rosario de montañas que se elevan en la comarca de Cartagena, he seleccionado 10 ascensiones, basadas en la belleza y singularidad paisajística y no en criterios deportivos, ofreciendo todas ellas sencillas rutas de media jornada.

1.- CABEZO DE LAS ESTANCIAS  444 m
Atractivo nombre para una montaña espléndidamente ubicada entre la Sierra de la Muela y Cabo Tiñoso. Su entorno se está convirtiendo en los últimos años en todo un centro del deporte activo. El amante de la observación encontrará en su cumbre la más hermosa imagen de Cabo Tiñoso. El acceso más práctico se efectúa por el mismo camino que sube al paraje de los Garabitos, próximo al núcleo rural de la Torre de Nicolás Pérez.

2.- LA MUELA  551 m
La Sierra de la Muela es un enclave único en las montañas de Cartagena. Aquí se desarrollan magníficas formaciones vegetales endémicas. Las posibilidades para el senderismo son inagotables y su relieve lleno de contrastes cautiva al paseante. Una pista forestal que arranca desde Galifa posibilita el ascenso a pie o en bicicleta hasta la explanada meridional situada cerca de la cumbre.

3.- ROLDAN  495 m
Auténtica atalaya sobre el Mediterráneo y punto de referencia obligada del excursionismo cartagenero. Su inconfundible silueta, visible desde toda la comarca, se alza sobre uno de los sectores más salvajes y agrestes del litoral peninsular. Partiendo de Tentegorra por un camino entre pinos, se conecta con el sendero que sube hasta la misma batería de costa enclavada en su cumbre.

4.- PEÑAS BLANCAS  629 m
Es la cumbre más elevada del municipio de Cartagena, situada en las Lomas de las Carrascas lugar de gran prestigio montañero. Su esbelta cara Norte emerge sobre el valle del Cañar convirtiéndose en un paraíso vertical para los escaladores. La ruta clásica a pie se inicia en las Cuestas del Cedacero remontando el Barranco de la Víbora.

5.- LA  PICADERA  413 m
Es el punto más alto de Cabo Tiñoso cuyas vistas abarcan gran parte del litoral cartagenero y de la Bahía de Mazarrón. Desde Campillo de Adentro encontraremos la mejor aproximación por el carril asfaltado que conduce al repetidor de Cabo Tiñoso. Desde aquí veremos la cumbre y el sendero que nos deposita en el vértice situado junto a una antigua caseta de vigilancia.

6.- CABEZO DE LA FUENTE 342 m
Es la mayor altura de Calblanque y probablemente su cumbre presenta la panorámica más completa y fascinante de la comarca de Cartagena. Al ser una montaña elevada en medio de amplias llanuras y ubicada entre dos mares, posee atractivos miradores y recibe un buen número de excursionistas en época estival. Su entorno constituye un claro ejemplo del ecosistema mediterráneo con gran variedad de especies emblemáticas. La cima se alcanza desde Las Barracas, próximo a Los Belones, remontando la umbría por un sendero balizado.

7.- PUNTAL DEL MOCO  449 m
El perfil rocoso del Puntal se eleva con grandeza mirando al Mediterráneo. Es una de las cumbres más admirables de Cartagena, su calidad paisajística lo justifica sin duda alguna. Desde el Collado Roldán se inicia hacia poniente un bellísimo recorrido litoral que nos aproximará a su cumbre.

8.- CABEZO DE HORNOS  290 m
Desde la playa de Isla Plana se observa hacia el Norte el Cabezo de Hornos, lugar tradicional de espeleólogos por hallarse en sus entrañas la Sima Destapada, la más profunda de la Región de Murcia. Su cumbre regala al senderista un panorama de indiscutible encanto sobre la Bahía de Mazarrón. Junto al núcleo urbano sale un camino entre invernaderos que en breve nos acerca a su vértice.

9.- CABEZO DE MASAJARTE 484 m
Está emplazado en la sierra occidental de Cartagena junto al paraje de Los Carreones. Lo mejor de la ruta son las espléndidas vistas que el pico ofrece del conjunto de Las Lomas de las Carrascas, Peñas Blancas y el valle del Cañar. La subida comienza en el Puerto de La Cuesta por un camino rural que nos conducirá al Collado de Masajarte, ganando después la cumbre por un sendero pastoril.

10.- LAS CENIZAS 305 m
Famosa montaña por la batería defensiva que ocupa su amplia cima y por las interesantes especies florales de sus laderas. Cerca de Portmán una antigua pista militar permite una agradable ascensión entre pinares. Desde lo alto, la visión de la Bahía de Portmán es de agradecer.